Como tratar cuando le toca a las mascotas

Los hongos en la piel no son sólo un problema de los seres humanos, sino que se dan con mucha frecuencia en los animales. En cuanto a la micosis de los animales domésticos, como los perros y los gatos, no son perjudiciales para su salud, aunque les afectan en el sentido de que les pica o les arde, además de que pueden con gran facilidad, por el contacto que tienen con nosotros, transmitírnoslos. Por esto, si tienes una mascota, es recomendable que sigas leyendo para saber un poco más sobre los hongos que pueden tener.

Los hongos de las mascotas están constantemente afectando nuestro ambiente, ya que pierden pelo y ese pelo está infectado con hongos. Es algo que no podemos evitar, por más que no sea muy notorio, los animales están constantemente desprendiendo pelos que quedan flotando en el ambiente, en el piso acumulándose o entre nuestra ropa. De aquí surge la importancia de llevarlos con urgencia al veterinario ante los primeros síntomas, es preciso tratarlos de manera inminente no porque representen un riesgo para ellos, sino porque lo es para nosotros su contagio.

Si bien los perros son propensos a contagiarse, sobre todo cuando son cachorros, los gatos tienen más posibilidades de desarrollar hongos. Esto está basado en datos estadísticos, aunque no hay ninguna razón clínica que de una explicación concreta al respecto. En cuanto a los perros, aquellos con muchos pliegues en su piel, como los shar pei, tienen una mayor cantidad de posibilidades, ya que los hongos se desarrollan perfectamente en sus pliegues y son difíciles de detectar.

Si notas alguna afección en la piel de tu mascota, o ves que esta se rasca insistentemente en una misma región, acude de inmediato con ella al veterinario, ya que pudo haber desarrollado hongos en la piel sin que lo hayas podido prevenir. A diferencia de la de los humanos, la piel de los animales es particularmente sensible ─por ello está recubierta por tanto pelo, para protegerla─ por lo tanto no es recomendable implementar con ellos ningún tipo de tratamiento casero, ya que podríamos empeorar su condición. Sólo hay que llevarlo al veterinario para que este diagnostique lo que verdaderamente padece e indique el tratamiento a seguir. Es muy probable que te sugiera que asistas al médico tú también para hacer algún tratamiento preventivo ya que, tal como explicamos anteriormente, convivir con mascotas con micosis es un pasaje seguro a padecerlos.